miércoles, 1 de junio de 2011

Introducción


Este es un trabajo colectivo de los alumnos de la cátedra de Comunicación en Emergencias que se dicta en la universidad de Tres de Febrero (UNTREF) en Buenos aires, República Argentina.
El objetivo del trabajo sobre las emergencias cotidianas se relaciona con la necesidad de pensarnos todos como vulnerables frente a una catástrofe.
Los accidentes domésticos pasan a ser un motivo de pérdidas de vidas, pretendemos la toma de conciencia de nuestra vulnerabilidad. Trabajando sobre la concientización disminuiremos el riesgo de ocurrencia de emergencias, atravez del aumento de acciones preventivas que son estas las que están al alcance de todos.

lunes, 9 de mayo de 2011

Vivir Mejor!

Podemos vivir mejor!
La ciudad de Buenos Aires es una de las más hermosas del mundo por sus lugares, su gente y sus tradiciones.

En el territorio porteño interactúan tres millones de habitantes de la ciudad junto a  ocho millones que ingresan a diario desde el Gran Buenos Aires para trabajar, realizar trámites, atenderse en instituciones de la ciudad, estudiar o, simplemente, pasear y entretenerse. 
La ciudad de Buenos Aires está provista de una infraestructura edilicia, urbana y vial desigual respecto a su longevidad y estado de conservación; mientras que, como ciudadanos muchas veces adolecemos de una fuerte cultura del cuidado, del mantenimiento, de la preservación y de la prevención.  
Quienes tenemos la responsabilidad de gobernar y gestionar la Ciudad creemos que entre todos podemos hacer del espacio urbano un ámbito más amigable y más seguro.
Para eso estamos, entre otras cuestiones, mejorando la infraestructura urbana, reordenando el espacio público y controlando la actividad comercial e industrial

Pero también nos seguimos preparando para evitar e intervenir sobre cualquier riesgo derivado de factores estructurales o contingentes: el funcionamiento de los transportes y el tránsito; el traslado de sustancias tóxicas; el estado de la infraestructura urbana; las grandes concentraciones de público; los eventos climatológicos, los incendios, los derrumbes u otros.
Sabemos, por estudios que hemos realizado, que la mayoría de la población considera que las emergencias son eventos posibles de ocurrir en el ámbito de una ciudad pero estamos convencidos, de alguna manera, que “no nos pasará a nosotros”. Inclusive, quienes ya sufrieron algún tipo de emergencia, afirman que es altamente improbable que “les ocurra otra vez”.
Para los porteños, caminar o correr en Buenos Aires, es otra forma de limpiar nuestro alma .

Esa distancia entre la percepción del riesgo y la posibilidad real de ocurrencia, entre el miedo que paraliza y la necesidad de tener una actitud atenta y proactiva, es la que impide a las personas realizar acciones preventivas o de preparación frente a la emergencia. 

Por eso es que queremos acompañarlos para cuidar entre todos el primer espacio que ocupamos como ser humano donde se construye la vida en común que es el HOGAR.

Para ello, esta Guía contiene las sugerencias básicas que nos permitirán mejorar la organización de la seguridad familiar.
Son nuestras propias acciones (e inacciones) las que la mayoría de las veces generan la Emergencia. Y aunque aquí nos referiremos al espacio del HOGAR, donde cada uno de nosotros somos los responsables, pensamos también en el rol que tienen las empresas, los consorcios, las instituciones educativas, los sindicatos y el propio Estado, entre otros, en el cuidado de la vida y de nuestros bienes.

A través de la publicación de esta GUÍA PARA LA PREVENCIÓN DE  EMERGENCIAS EN EL HOGAR queremos comenzar a desarrollar una cultura de la prevención del riesgo entre toda la población comenzando por nuestros hogares y ayudando a que se expanda a todos los espacios donde trabajamos o estudiamos, donde nos divertimos y paseamos, en definitiva, a todos los lugares en los que transcurre nuestra vida. Porque PODEMOS VIVIR MÁS y MEJOR si nos cuidamos y cuidamos nuestro entorno.


Asimismo, esperamos las sugerencias que partan de sus propias experiencias para realimentar esta primera guía, y que  y que podrán hacer llegar a través de los Centros de Gestión Participativa (CGP) de su barrio  y de la página WEB de la Ciudad (www.buenosaires.gov.ar)


SAME EN PREVENCION
“MARATON DE NIÑOS POR LA PAZ- 011”
PARQUE PATRICIOS
FOTOGRAFIA AIGIMENEZ

Néstor Nicolás
Subsecretario de Emergencias
Ministerio de Justicia y Seguridad
Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Publicación: Adriana Gimenez, Licenciatura en Protección Civil y Emergencias. 2011

domingo, 8 de mayo de 2011

¿Y las Mascotas?

Nuestro hogar puede ser el lugar donde nos sentimos más tranquilos y protegidos, sin embargo, puede que no sea el lugar más segura para nuestra mascota y, así, como preparamos el hogar para la llegada de un bebé, lo mismo debe suceder para cuando compartimos la vida con el nuevo miembro de la familia.



La premisa de la que debemos partir es que la mascota no es un juguete sino un miembro importante de la casa, por ende, es nuestra responsabilidad enseñar a los más pequeños el cómo cuidarlos y motivar una relación llena de cariño y respeto entre todos.

Las mascotas nos dan muchas cosas: compañía, alegría, contacto. Por ello, para que su permanencia en la casa sea satisfactoria debemos tener en cuenta:



• Al elegir una mascota es importante tener un conocimiento profundo de las características y diferentes conductas de cada especie y raza. Además, se deben tener en cuenta las particularidades de cada núcleo familiar y el espacio físico que se posee. Por ejemplo: no se debería tener un perro grande en un espacio reducido donde además viven niños.

• Las mascotas deben recibir controles veterinarios periódicos, ya que un animal enfermo o con dolor puede reaccionar en forma agresiva. Además deben tener las vacunas al día.


• Ser especialmente cuidadosos con los gatos no castrados ya que tienen más posibilidades de arañar o morder a sus propietarios, debido a influencias hormonales que los tornan irritables.

• Para evitar animales sueltos sin propietario en la vía pública, debemos tomar conciencia sobre la reproducción de nuestras propias mascotas (no deberíamos permitir que se reproduzcan sin control)

• Los animales deben pasear junto a sus dueños, con collar, correa y bozal, ya que una situación imprevista puede hacer que la mascota ataque a una persona.



• No permitir que los animales vivan sueltos en la calle.

• Enseñar a los más pequeños a jugar con las mascotas y a conocer sus hábitos.

TODO PLAN DE EMERGENCIAS EN EL HOGAR DEBE INCLUIR A LAS MASCOTAS

• Un animal no entiende la circunstancia de una emergencia o de un desastre, por lo que la situación puede generarle inquietud, tensión y hasta agresividad. Trate de protegerlos sin perder de vista que la prioridad son siempre los humanos.


• Para transportar nuestras mascotas, lo mejor sería hacerlo en una jaula de plástico rígido y homologada para transporte de animales, la cual ofrece la seguridad de que el ejemplar difícilmente pueda escapar.

• Es importante que su perro cuente con una identificación

• Cuide que el animal no se deshidrate y, dentro de sus posibilidades, provéalo de agua fresca.

• El perro siempre debe llevar collar, correa larga y estar bajo control.

• En caso de viajar en automóvil, el perro siempre debe abordar el vehículo primero que su manejador, y desabordarlo después de su manejador. Siempre que baje al perro del vehículo debe seguir controlado con el collar y la correa por la persona designada.

• Siempre debe haber una corriente de aire fresco hasta el perro.

• Si el sol da directamente sobre el animal, créele sombra con una manta liviana de color claro.

• Procure una conducción suave, sin movimientos y frenadas bruscas y, en trayectos largos, pare cada 3 horas para permitir que el perro camine un poco, haga sus necesidades y beba agua.


QUE SU ANIMAL SEA AMIGABLE CON SU FAMILIA NO QUIERE DEICR QUE VA A SERLO CON EXTRAÑOS Y, MENOS, SI SE TRATA DE UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA. CONTRÓLELO TODO EL TIEMPO.

Fuente : http://animalesmascotas.com
Imagen de Blogs.larioja


Publicación: Bubello Sergio, Licenciatura en Protección Civil y Emergencias. 2011

sábado, 7 de mayo de 2011

Capacidades Especiales en el Hogar

Las personas con algún tipo de discapacidad o necesidades especiales, a menudo tienen requerimientos particulares que exigen una planificación más detallada en caso de presentarse una emergencia.
De acuerdo a lo que nos señala el área de accesibilidad del COPIDIS (1), tenemos por delante un gran desafío: eliminar barreras físicas existentes, tanto arquitectónica como urbanística así como también en la comunicación y en el transporte.
Uno de los tipos de casas preferidas para personas con discapacidad

El objetivo es diseñar para el futuro un criterio universal para lograr en este caso que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se posicione a la vanguardia en materia de ciudades accesibles, donde puedan acceder, circular, comunicarse, utilizar y permanecer.
Para esto el COPIDIS establece un mapa de accesibilidad que a continuación detallamos:
Con el objetivo de eliminar las barreras arquitectónicas y urbanísticas y lograr que Buenos Aires sea una ciudad accesible y transitable para todos, desde COPIDIS trabajan en forma articulada con las distintas dependencias del GCBA en el cumplimiento de la accesibilidad de los edificios públicos, la reparación de veredas, la construcción de rampas uniendo los puntos más estratégicos de cada barrio (escuelas, hospitales, centros de salud, CGPC, centros culturales, museos etc.) garantizando de esta manera generar circuitos accesibles.

¿QUÉ ES EL MAPA DE ACCESIBILIDAD?
El mapa de accesibilidad es el mapa de la Ciudad de Buenos Aires con información de los edificios y espacios públicos que cuentan con medidas de accesibilidad como así también con información de las rampas que se han instalado en el último año en la vía pública.
Entre los edificios públicos volcados en el mapa se encuentran hospitales y CESAC, polideportivos, CGP (centros de gestión y participación comunal), museos y centros culturales y edificios administrativos entre otros.
A continuación mostramos las señalizaciones más comunes en el mapa de accesibilidad:

Por ello, para cumplir el objetivo de integración para personas con discapacidad, en el caso de emergencia es importante contemplar algunas medidas como:


• Considerar conseguir un sistema de alerta médica que nos permita llamar para pedir ayuda si estamos inmovilizados en una emergencia.
• Si poseemos impedimentos visuales, sordera o hipoacusia, planificar con anticipación para que alguien nos transmita información básica de la emergencia en caso de que no funcionen la radio ni la televisión.

• Si vivimos en un departamento, deberíamos pedirle a la administración del edificio que identifique y señalice las salidas accesibles, el acceso a todas las áreas destinadas a refugio y/o las habitaciones seguras que deberán utilizarse en caso de emergencia. Además, deberíamos averiguar cuáles son los planes para alertar y desalojar a las personas con discapacidad sensorial.


• Tener un teléfono celular con una batería de repuesto ya que si no se puede salir de un edificio, de esta manera podremos hacerle saber a alguien dónde estamos y guiarlo hasta allí.

• Estemos preparados para brindar instrucciones claras, específicas y concisas al personal de rescate.

• Preparar a nuestra propia red de apoyo personal para ayudarnos en caso de reacciones previsibles y emociones asociadas con los desastres y situaciones traumáticas (por ejemplo: confusión, dificultades con el procesamiento del pensamiento y la memoria, agitación, temor, pánico y ansiedad).

De acuerdo a lo publicado en la Web Eroski Consumer (1) sobre como actuar con Personas con discapacidad, ante una emergencia especifica las normas básicas y la organización de un plan de evacuación adecuado permiten mejorar la respuesta. Las emergencias ponen a prueba la capacidad de reacción de las personas. Pero además, exigen conocer una serie de normas que ayuden a resolver estas situaciones. En el caso de las personas con discapacidad es más importante, si cabe, puesto que a menudo necesitarán la ayuda de otros para hacer frente a la emergencia y no siempre podrán contar con ella.

Ante un accidente, las personas con discapacidad deben poner en práctica una serie de normas que les ayuden a reaccionar de manera correcta. Es conveniente que conozcan estas reglas desde la infancia. Saber cómo actuar en caso de incendio, robo, accidente de tráfico o cuando se produce un apagón que les permita responder en el modo correcto.

Los niños ciegos, deficientes visuales y sordociegos deben aprender también que, cuando se produce un incendio, nunca deben esconderse, ya que si lo hacen será difícil encontrarles. El resto de consejos coinciden con las normas generales, aunque no está de más recordarlas: cerrar puertas y ventanas, colocar trapos húmedos en las rendijas, no usar el ascensor -ni las escaleras si el fuego está en el exterior- y esperar en un lugar seguro desde el que se pueda pedir auxilio y recibirlo.



Para las personas sordas debieran disponer de una guía de bolsillo editada por el organismo correspondiente. En ella se deberán destacar diferentes situaciones, cada una con un código, que requieren avisar a:


• Bomberos: siempre que se produzca una fuga de gas, incendio o explosión, cuando una persona se quede encerrada en casa o tenga un accidente de coche, entre otros.

• Policía: después de un robo, amenaza, secuestro, agresión u otro caso atendido por este cuerpo.

• Servicios de sanidad: cuando se tiene fiebre, dolor, fractura, quemadura o golpe, vértigos, vómitos, convulsiones o intoxicación.


Siempre que se produzca una de estas situaciones, las personas sordas pueden contactar mediante sms o fax para alertar de lo ocurrido. En el aviso deben indicar el número de código, nombre y apellidos, y lugar en el que se ha producido el accidente.
Los accidentes en el hogar son frecuentes. Niños y mayores pueden sufrir cualquier percance en este espacio. Paralelamente seria adecuado habilitar una página Web en la que informa a los ciudadanos sobre cómo prevenir y responder ante situaciones de emergencia en la propia vivienda y dedica un capítulo especial a las personas mayores y discapacitadas.
Los consejos se centran en crear una red de apoyo personal entre vecinos para "verificar mutuamente la situación del otro" en caso de emergencia o evacuación y, cuando la persona reciba ayuda por parte de un servicio de asistencia, conocer cómo actuará éste en la misma situación.
Otros casos específicos que plantea están relacionados con: personas en silla de ruedas, a las que recomienda planear su evacuación; personas ciegas o con problemas de visión, que deberían contar con un bastón plegable y un silbato al lado de la cama por "si necesitan llamar la atención"; personas sordas o con problemas de audición, para las que considera necesario mantener los dispositivos auditivos "en un contenedor sujeto a la base de su cama o mesita de noche" para que sean localizados rápidamente.
Aparato de alarma diseñado para seguridad .

La accesibilidad es un factor de vital importancia en algunos casos. Una persona discapacitada podrá ser evacuada con mayor facilidad si se encuentra en un edificio accesible. "la evacuación de las personas que sufran una discapacidad o de edad avanzada es una prioridad absoluta en el momento del diseño de cualquier edificio nuevo o en cualquier trabajo de renovación".
El diseño de los edificios debe fomentar la autonomía de las personas con discapacidad para que, en caso de emergencia, no dependan de otros para escapar
La accesibilidad es tan importante como la evacuación. Todos los edificios se deberían diseñar bajo ambas premisas. El objetivo es conseguir la autonomía de las personas con discapacidad, que en caso de emergencia no dependan de otros para escapar. "La sociedad moderna promueve la accesibilidad total y ello es muy positivo, pero accesibilidad también significa evacuación de todas las personas presentes en el edificio en llamas". Las emergencias preocupan.


A finales del mes de mayo, el Instituto Nacional Estadounidense de Estándares (ANSI) publicó un informe que recoge los hallazgos y recomendaciones consensuadas en un taller organizado. Se proponen soluciones normalizadas para atender a las personas con discapacidad en situaciones de emergencia y desastres naturales.
El documento hace hincapié en la idea de elaborar planes de emergencia que tengan en cuenta las necesidades de las personas discapacitadas y los procedimientos para su evacuación ante un desastre.
De hecho, la ANSI se ha comprometido a crear un grupo de trabajo formado por personas con discapacidad a las que se pedirá sus propuestas para la mejora de la asistencia en casos de emergencia.


Atento la información citada es lógico pensar en que situación se encuentra nuestra ciudad para una inclusión total de todos sus habitantes en situación de emergencia. Sabemos que podemos hacerlo. Opinemos sobre ello. No los aislemos, pensemos en ellos por que podríamos ser nosotros en una emergencia.


Bibliografía utilizada:
Manual COPIDIS(Comisión para la plena participación e inclusión de la persona con discapacidad) Organismo creado por la Ley 447 /2000 CABA
Web EROSKI.CONSUME
Informe ANSI Instituto Nacional Estadounidense de Estándares


Publicación: Adriana Gimenez, Licenciatura en Protección Civil y Emergencias. 2011

viernes, 6 de mayo de 2011

Mayores en el Hogar

Nuestra casa es el lugar en el que pasamos la mayor cantidad de tiempo junto con la familia. Somos responsables de las condiciones en las que allí vivimos y, según nuestros recursos y posibilidades, es muy importante maximizar su seguridad para intentar evitar o disminuir las posibilidades de peligro para todos los miembros de la familia y para la protección de nuestros bienes.  
Por ello, es importante tener en cuenta las características del grupo familia. A partir de allí surgirán muchas de las medidas que necesitaremos implementar. Por ejemplo, no son iguales los cuidados requeridos por la gente mayor que las necesidades de los más pequeños. También debemos tener en cuenta los procesos evolutivos ya que no son iguales condiciones de vulnerabilidad las de un niño de un año que las de uno de cuatro.
Lo mismo respecto a los adultos: condiciones de habitabilidad que eran adecuadas para un momento de nuestras vidas o de la vida de nuestros padres, por ejemplo, se pueden ir modificando sin que lleguemos a tener registro de esos cambios que pueden hacerse  porque presentes de manera muy paulatina (como visión, locomoción, audición, reflejos, etc.)
En cada etapa de la vida, algunos riesgos se minimizarán pero seguramente aparecerán otros.

Por eso es importante la readecuación de los espacios y de la infraestructura del hogar para cada momento del ciclo vital de la familia, así como de los mecanismos de seguridad previstos.
Al menos de manera anual deberemos revisar los procedimientos de alerta, contacto, previsión frente a una emergencia en los que cada miembro de la familia deberá jugar un rol previamente definido. 

El involucramiento y la participación activa y conciente de cada miembro de la familia, según son posibilidades es fundamental para la protección común. No es suficiente que los adultos mayores conozcan cómo actuar frente a una emergencia y tengan una previsión al respecto sino que es importante conversar con cada integrante, no para alarmar, sino educar en la prevención del riesgo y para saber cómo actuar si éste se produce.
El diálogo en familiar permitirá perfeccionar los mecanismos de detección y alerta teniendo en cuenta, además, que muchas veces el manejo general de la casa en cada momento del día recae sobre distintas personas: puede estar siempre en manos de los padres adultos o ser compartido -o inclusive delegado- en algún hermano o hermanos mayores, en un adulto mayor o en alguna persona del servicio doméstico. 
PARA QUE EL PROCESO DEL PLAN DE PREVENCIÓN EN EL HOGAR FUNCIONE CORRECTAMENTE ES NECESARIO ADECUARLO A LAS  CARACTERÍSTICAS DEL GRUPO FAMILIAR
Publicación: Graciela Cóceres, Licenciatura en Protección Civil y Emergencias. 2011

jueves, 5 de mayo de 2011

Ola de Calor

El verano trae días de mucho calor y, en nuestro país, las temperaturas llegan a valores muy altos que, algunas veces, acarrean consecuencias graves para el organismo.


De acuerdo a las definiciones encontradas pasemos a conocer que es el fenómeno denominado “ola de calor”:
“Se conoce como ola de calor al periodo de tiempo consistente en mas tres días durante los cuales las temperaturas alcanzan o superan los 32° C”.
Una alerta emitida por una ola de calor no suele generar la misma reacción en las personas que una alerta por huracán, terremoto o tornado.
Sin embargo, aunque no son tan destructivas como otros eventos naturales, este incidente meteorológico puede llevarse las vidas de muchas personas y de hecho así sucede.

Una ola de calor no es un enemigo visible, apenas se conocen sus movimientos y su efecto no se siente hasta que pasa un tiempo. Ataca a sus víctimas lentamente, sobre todo a la población más vulnerable. Ancianos, niños y personas con determinadas características, como por ejemplo, las enfermedades coronarias. Sin embargo, también los jóvenes y las personas que están sanas pueden sucumbir ante una de calor. Diferentes situaciones durante este fenómeno pueden poner en riesgo nuestra salud: beber alcohol, hacer ejercicio físico, tomar una medicación que altere la habilidad del cuerpo a regular su temperatura, etc. (1)|

Normalmente, el cuerpo se enfría con la transpiración, pero en algunos casos esto no sucede: mucha humedad, por ejemplo, impide que el sudor se evapore rápidamente. Además, influyen la edad, la obesidad, la fiebre, la deshidratación, la desnutrición, las enfermedades del corazón, el consumo de alcohol, las quemaduras del sol y la vestimenta.

Ampliando lo anterior expresado las personas con mayor riesgo de sufrir golpes de calor o agotamiento por calor son:


• Niños menores de 5 años.
• Personas mayores de 65 años.
• Personas con sobrepeso.
• Personas en actividad que requiere mucho esfuerzo.
• Personas enfermas o que toman determinados medicamentos.

¿Cuáles son los síntomas a tener en cuenta?
Los síntomas de la deshidratación son similares para todos:


• Piel enrojecida, caliente y seca (sin sudor)


• Pulso rápido y fuerte


• Dolor de cabeza palpitante


Mareos, Náuseas, Confusión,Pérdida del conocimiento.
En los adultos mayores y en los bebés, se agrega además la hipoactividad, que se identifica como pérdida de iniciativa y aletargamiento.


¿Qué hacer en los días de mucho calor?

• Tomar más líquidos que de costumbre. No esperar a tener sed para beber. Ofrecer a los niños pequeños abundante cantidad de líquidos.

• No tomar líquidos con café o con demasiado azúcar, porque esto hace perder más líquidos corporales.

• Evitar las comidas calientes y pesadas, pues aumentan el calor corporal.

• Permanecer, de ser posible, bajo techo, bajo un árbol o en la sombra. No exponer al sol a los niños entre las 11 y las 15 horas. De hacerlo, usar una crema con protector solar y también un gorro.

• Usar ventiladores y aires acondicionados pero recordando que cuando la temperatura supera los 35º C no es suficiente, y se deberán tomar baños de agua fresca más seguido.

• No realizar actividad física en horarios de mucho sol y, aún sin sol, si la temperatura media es alta.

• Reponer sales y minerales ya que la sudoración excesiva hace que el cuerpo pierda estos componentes que son necesarios para el organismo. Las bebidas deportivas pueden reponer las sales y los minerales que se pierden al sudar (si se tiene una dieta baja en sal, es conveniente consultar con el médico antes de consumirlas).

• Ponerle a los niños ropa liviana y de colores claros.
• Ofrecer suficiente agua fresca a nuestras mascotas.


• No dejar a ninguna persona o mascota en un vehículo estacionado por mucho tiempo, cerrado y al sol.

• Acordar un sistema de cuidado mutuo con nuestros amigos: cuando estemos trabajando a altas temperaturas, estemos pendientes de nuestros compañeros de trabajo y pidámosle a alguien que haga lo mismo con nosotros ya que las enfermedades inducidas por el calor pueden crear confusión o pérdida del conocimiento en una persona.
Ya hemos visto que es, como se manifiesta, y como se pueden prevenir sus consecuencias en el ser humano y en mascotas, ahora veremos como lo plasmaron los medios de comunicación:


Autoridades decretan Alerta Roja en Buenos Aires por intensa ola de calor


El Servicio Meteorológico advirtió que las altas temperaturas "pueden afectar a todas las personas saludables y no sólo a los grupos de riesgo", como son bebés y embarazadas.

BUENOS AIRES.- Tras varios días de calor en Argentina, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió en la tarde de hoy un "Alerta Roja" en la provincia de Buenos Aires y en Capital Federal, donde hubo una sensación térmica de 40 grados.

El organismo advirtió que las altas temperaturas "pueden afectar a todas las personas saludables y no sólo a los grupos de riesgo", como son bebés, embarazadas y personas mayores.


De esta manera, el SMN elevó de naranja a rojo el nivel de alerta por el calor, algo que sucede en casos excepcionales.


A pesar de las elevadas temperaturas, los servicios de asistencia médica de la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires aún no registraron casos de golpe de calor, según indicaron fuentes oficiales.


El titular del SAME (Sistema de Atención Médica de Emergencias), Alberto Crescenti, explicó a la agencia de noticias DyN que no hubo llamados para asistir emergencias vinculadas al calor, aunque sí "lipotimias y cuadros de hipotensión que no requirieron cuidados de alta complejidad".


"Salvo que tenga necesidad imperiosa e impostergable, entre las 11 y las 17 la gente debe evitar deambular o salir a la calle", indicó Crescenti.

El ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, informó que "no se han registrado casos graves y que no se han producido derivaciones por casos extremos producto de la ola de calor".

Fuentes:
(1) Alerta Tierra España.
(2) Emol.mundo Chile.

Publicación: Adriana Gimenez, Licenciatura en Protección Civil y Emergencias. 2011

miércoles, 4 de mayo de 2011

Incendio

incendio

En la Ciudad de Buenos Aires se producen cerca de 3000 incendios por año incluyendo, además de hogares, comercios, oficinas, fábricas, etc. Y aunque quizás sólo veinte derivan en un desastre, la presencia de fuego en nuestra casa -aunque sea de pequeña magnitud- siempre es traumática.
¿EXISTE UN HOGAR A PRUEBA DE FUEGO? LA RESPUESTA ES NO. PERO LO MEJOR QUE SE PUEDE HACER ES TOMAR MEDIDAS PREVENTIVAS.
EN LOS HOGARES, LOS ACCIDENTES ELÉCTRICOS Y LAS COLILLAS DE CIGARRILLO SON, DE LEJOS, LAS PRINCIPALES CAUSAS DE INCENDIO.

Prevención contra el fuego:
La mayoría de los adultos realizamos los que haceres del hogar en medio de muchas ocupaciones. La cocina suele ser el centro de esa escena: mientras atendemos a nuestros hijos, quizás suena el teléfono o el timbre de la calle, la televisión está encendida, la mascota de la casa corre a nuestro lado y mientras… las ollas están al fuego…  
La calma y la concentración en las tareas que realizamos son aliadas de la seguridad. Y, por el contrario, la falta de organización y las distracciones son fuente de posible de accidentes.
Consejos:
En la cocina
·              Mantengamos nuestra cocina ordenada.
·              Identifiquemos posibles focos de incendio (cocina, estufas, radiadores, etc.) y asegurémonos que nada inflamable esté cerca. En especial, repasadores o agarraderas,
·              Cuando estés cocinando tené cuidado de no estar haciéndolo con mangas largas o bufandas que cuelguen más de la cuenta: podrían encenderse en las hornallas accidentalmente.
·              Los chicos siempre lejos de fósforos, encendedores y mecheros.
·              No manipular aerosoles ni líquidos inflamables cerca de una fuente de calor.

En toda la casa
·              No almacenar restos de pintura, solventes o combustibles y líquidos inflamables en general. 
·              No pongas estufas u otros focos de calor a menos de metro y medio de la cama y otros elementos de tapicería. A la inversa, no seques la ropa cerca,  y menos, encima de la estufa.
·             







·              Máxima precaución cuando uses velas, especialmente si hay niños o mascotas cerca.
El cigarrillo siempre es malo…
·                    Nunca los tires a la basura o papelera.
·                    No vac íes los ceniceros sin controlar te que las colillas están debidamente apagadas.
·                    No fumes en la cama.





Protección contra el fuego
  • Si vivís en una casa aseguráte de tener una manguera de jardín conectada a una salida de agua y lo suficientemente larga como para acceder a cualquier lugar de la casa.
  • Recordá no echar agua sobre elementos conectados a la red de tensión eléctrica.
  • Se recomienda tener extintores de fuego adecuados y suficientes ubicados cerca de la puerta o, si vivimos en un edificio, conocer en qué lugar del palier están colocados. Asimismo, todos los integrantes responsables del hogar deben saber cómo utilizarlos.
  • Instale luces de emergencia en las vías de salida al exterior.
  • Estudie un plan de evacuación que contemple a todos los miembros de su familia, incluidas las mascotas, para salir de su vivienda en caso de incendio. Es importante contar con dos vías de evacuación alternativas.

    DURANTE EL VERANO,  LA CIUDAD SE PRODUCE en la ciudad LA MAYOR CANTIDAD DE INCENDIOS POR ACCIDENTE ELÉCTRICO YA QUE EL USO INTENSIVO DE HELADERAS Y AIRES ACONDICIONADOS GENERA LA SOBRECARGA DE LOS CIRCUITOS DE ELECTRICIDAD


    PEQUEÑOS INCENDIOS
    En los caso de pequeños incendios (un tacho de basura, una sartén, un cesto con papeles, o una cortina) se puede intentar apagar el fuego, cuidando que no haya riesgo.
    Consejos
    ·         Ante la presencia de fuego, cortar la electricidad y cerrar la llave de gas.
  • Si arden telas como cortinas o manteles de mesa, no dudar en arrancarlas inmediatamente, tirarlas al suelo y apagarlas con extintor, agua o incluso pisándolas.




  • Si arde el aceite de una sartén, no la muevas  misma ni intentes apagarla con agua: tapala con una tapa más grande que la propia sartén y dejarla así hasta que baje la temperatura lo suficiente para impedir que siga ardiendo.
  • Si arden aparatos eléctricos, no atacar el fuego sin desenchufarlos antes. Si no es posible tocar el enchufe, desconectar el automático general.
  • No echar agua sobre elementos conectados a la tensión eléctrica, hay peligro de electrocución. En el caso de un televisor en llamas, no ponerse adelante ya que la pantalla puede explotar.
  • Si arden materias sólidas, no confiarse ya que, después de apagado el fuego, pueden quedar brasas ocultas que lo reavivarán en pocos minutos.
·         Si utilizás mangueras o extintores, dirigir el chorro a la base de las llamas.
A VECES PUEDE SER MÁS IMPORTANTE ALEJAR MATERIALES COMBUSTIBLES DEL FUEGO QUE ATACARLO DIRECTAMENTE
.
INCEDIOS MAYORES
SI NO PUEDEN EXTINGUIR INMEDIATAMENTE EL FUEGO, ABANDONEMOSEN DE INMEDIATO EL LUGAR Y LLAMEMOS EN O PIDAN QUE UN VECINO LLAME A LOS BOMBEROS
  • Actuar con la máxima rapidez. Mantener la calma en todo momento. No gritar ni provocar pánico en los demás.
  • Asegurarse de que la familia sepa qué hacer para salir del hogar con seguridad.
  • Llamar a los bomberos


 





  • La persona que llama a los bomberos debe hablar con tranquilidad y brevemente, aportando los siguientes datos:
·         dirección exacta
·         qué está ardiendo y dónde
·         cuántas personas están en peligro
En general le pedirán el número de teléfono desde donde llama para comprobar  pedirle más datos una vez que se ordene la salida de los bomberos.
Mientras




llegan los bomberos: cómo evacuar
  • Salga rápidamente y sin entretenerse en recoger nada.



  • Si no salir por la puerta y no hay riesgo, intente salir por la ventana.
  • Asegúrese de que los niños hayan salido (cuando están asustados pueden esconderse en los sitios más insospechados como dentro de armarios, debajo de muebles o de camas). No pierda tiempo en buscar el juguete preferido o la mascota. Tampoco vuelva a hacerlo cuando hayamos salido del incendio.
  • Ayude a salir primero a los adultos mayores, personas enfermas o con capacidades diferentes.
  • Recuerde que el fuego, el humo y los gases tóxicos siempre tienden a subir por lo que, aunque estemos lejos de las llamas, hay que protegerse del humo y de los gases que son más peligrosos que el fuego. Nunca intente cruzar a través del humo: cerca del suelo habrá ‘aire respirable’. Arrástrese debajo del humo, manteniendo su cabeza a una distancia de 30 a 60 centímetros del fuegoesse y tape la boca y la nariz con un pañuelo.
  • Cierre puertas y ventanas sin llave ni trancas, para aislar el fuego. La mayoría de la gente reacciona ante el fuego abriendo (en lugar de cerrarlas) con lo que se crean corrientes de aire que avivan el incendio.
  • En edificios, nunca use los ascensores en casos de incendio.






  • No utilice las escaleras si el humo las ha invadido.
  • Transite pegado a las paredes, nunca por el centro de las habitaciones.
  • No abra puertas cuya superficie esté caliente.
  • Una vez que haya salido, no regrese al lugar del incendio hasta que sea autorizado por los bomberos.
Si se encuentra atrapado en una habitación:
  • Cubra las rendijas por donde pueda entrar el humo, con trapos, de ser posible húmedos y, s. i en la habitación hay rejillas de aire acondicionado, cúbralas también.
  • Separe todo material combustible de la puerta y mójelo si le es posible.
  • Hágase ver a través de los cristales.






  • No abra las ventanas para no crear corrientes de aire. Sólo cuando esté seguro de que es imprescindible para que le vean, abra y saque el mayor trapo que encuentre y agítelo hasta que alguien lo vea, cierre la ventana y espere, tirado en el suelo, a ser rescatado.
Si queda atrapado en un departamento sin poder salir por la escalera:
  • Diríjase a la habitación que dé a la calle más ancha y cierre todas las puertas y ventanas.
  • Si no puede llegar a una habitación exterior, escoja la que dé al patio de mayores dimensiones.
  • Actúe como se indica en caso de quedar atrapado en una habitación.
Si se prende fuego una persona:
  • No permita que corra.
  • Haga que se detenga, se tire al piso y ruede, cubriéndose la cara con las manos. También puede cubrirla con una manta o similar, apretando el tejido sobre el cuerpo para apagar las llamas.
  • Una vez apagadas las llamas no intente quitarle las ropas quemadas, le arrancaría la piel pegada a ellas.
  • Si se prenden sus propias ropas haga lo mismo: no corra, tírese al suelo y ruede sobre usted mismo mismo, cubriéndose la cara con las manos.
SIEMPRE HAY PERSONAL PREPARADO PARA AYUDARNOS.
EN CASO DE INCENDIOS LLAME A: 103 EMERGENCIAS. 100 BOMBEROS. 911 POLICÍA FEDERAL 107 SAME

    martes, 3 de mayo de 2011

    Choque Eléctrico

    ELECTRICIDAD
    La aplicación de normas internacionales y nacionales de seguridad -tanto en la fabricación de artefactos y materiales eléctricos, como en el proyecto y la ejecución de  instalaciones- han hecho que los accidentes debidos a la corriente eléctrica sean cada vez menos frecuentes.

    Pero los peligros debidos a la electricidad no están descartados. Sin instalaciones y mantenimiento adecuados, la gran cantidad de electrodomésticos o equipamiento informático (o la precariedad de las instalaciones) que forma parte del mobiliario del hogar, puede ser un factor que favorezca los accidentes por “descarga de tensión”.

    Es fundamental la instalación de un disyuntor que detecte pérdidas de energía, y de llaves termomagnéticas para detectar  cortocircuitos. Su costo es relativamente accesible pero su utilidad es máxima: puede salvar su vida y proteger los bienes de su hogar. Un técnico matriculado lo asesorará respecto al tipo de producto adecuado para su hogar.



    ELECTROCUCIÓN.
    Es principal factor de peligro directo y se genera cuando la corriente eléctrica entre en contacto con el cuerpo.

    CORTOCIRCUITO.
    Es el principal factor de peligro indirecto y puede generar explosiones o incendios.


    Consejos:
    Estado de las conexiones
    ·                    Es indispensable el uso de tomas, enchufes o conexiones de 3 puntos (ilustración). La “tercera pata” conecta con un "alambre o cable a  tierra". Como resultado, en un cortocircuito, la electricidad corre hacia el suelo en lugar de descargar a través de su cuerpo.
    ·                    No modifique las fichas de un aparato eléctrico.
    ·                  No empalmar entre sí alargadores de cables, ni sobrecargarlos con mayor potencia de la especificada por el fabricante.

    ·                    Evite las conexiones múltiples a partir de enchufes “dobles o triples” y, si notamos un calentamiento anormal, desconectarlos inmediatamente.
    ·                    No usar cinta adhesiva para juntar alambres eléctricos.
    ·              No colocar los cables de los aparatos eléctricos debajo de alfombras o muebles de material combustible.
    ·                    Las cajas de interruptores y enchufes siempre deben tener su tapa.
    ·                    Nunca usar ganchos o clavos para fijar alambres eléctricos a la pared.
    Uso de las conexiones
    ·                          Nunca desconectar artefactos enchufados tironeando de los cables.
    ·            Nunca tocar un artefacto eléctrico descalzo, aún cuando el suelo esté seco. El calzado nos aísla de eventuales descargas eléctricas. 


    ·                 Nunca tocar un artefacto eléctrico con alguna parte del cuerpo húmeda. La humedad es la principal conductora de la electricidad.
    ·            No conectar ni utilizar aparatos que se hayan mojado, ni siquiera si se trata de un teléfono inalámbrico, ya que porque pueden provocar descargas.
    ·                    En el baño, sea prudente con el uso de aparatos eléctricos. No utilizar secadores de cabello o “planchitas” estando descalzo. No contar con equipos de música o estufas eléctricas y menos colocarlos  en el borde de la bañera.
    HUMEDAD + ELECTRICIDAD = RIESGO ELÉCTRICO
    ·          Si piensa trabajar con la corriente eléctrica (instalaciones de la casa: enchufes, lámparas, etc.) desconecte la energía.
    ·        Si va a limpiar aparatos conectados a la red eléctrica, desconéctelos primero (lámparas, heladeras, etc.).
    ·                       Si hay niños pequeños en la casa, ponga protectores de corriente a los enchufes.
    ·                Nunca ponga objetos de metal en partes "vivas" de los aparatos electrodomésticos (tostadoras, secadoras, microondas) y controle que los niños no lo hagan.
    En caso de corte luz defina primero si se trata:

    ·                    de un corte general

    ·                    de un desperfecto de su vivienda


    En cualquier caso:
    ·         Tenga siempre una reserva de velas, una o más linternas con pilas (no colocadas porque se sulfatan) o luces de emergencia portátiles para poder atender contingencias en el caso de que se prolongue el corte de suministro eléctrico. 
    ·                    Según las características de su vivienda, tenga en cuenta distribuir estos elementos auxiliares al menos de dos lugares de su vivienda
    ·                    Manténgalos siempre en el mismo lugar e informe a toda la familia de su ubicación

    TENGA EN CUENTA QUE LOS MATERIALES,
    IGUAL QUE LAS PERSONAS, SUFREN ENVEJECIMIENTO.
    HAY QUE ESTAR ATENTOS A SU PROCESO DE DESGASTE Y EVALUAR SERIAMENTE LA POSIBILIDAD DE REALIZAR CAMBIOS GENERALES, CUANDO LAS CONDICIONES LO EXIGEN.




    Fuente: http://www.electricasas.com/electricidad/consejos-utiles/#more-3067
                    www.electricidadbasica.net/  
                    http://www.youtube.com/watch?v=xwHgatfCuSs
     Publicado por: Fleitas, Deisy